Hoy desde Grupo Reclama queremos hablarte sobre el siniestro total de los vehículos, ya que si llegas a sufrir un accidente y tu vehículo es declarado siniestro total, lo normal es que entiendas que este término significa que tu vehículo ha quedado completamente inservible, sin embargo, esto no siempre tiene que ser así, y a continuación te explicaremos el porqué.

¿Qué es el siniestro total?

Las condiciones necesarias para que un coche pueda ser declarado como siniestro total, deben encontrarse recogidas en las condiciones de la póliza del seguro del vehículo. Recuerda por tanto consultar estas condiciones siempre que vayas a contratar una nueva póliza o vayas a renovar la que ya tuvieras con tu aseguradora.

Por norma general, las aseguradoras consideran que un vehículo debe ser declarado como siniestro total en tres situaciones:

-Accidente de tráfico: Cuando tras sufrir un accidente, la reparación de los daños del vehículo supera un porcentaje variable comprendido entre el 75% y el 100% del valor garantizado/indemnizable, con el que el vehículo estuviera asegurado en el momento de producirse el siniestro.

-Robo: Cuando el vehículo es robado y no es posible su recuperación. Este es otro de los casos donde la aseguradora procede a declarar el vehículo como siniestro total.

-Incendio: Cuando el vehículo ha sufrido daños irreparables o de tal magnitud provocados por el fuego, causando que el bien asegurado sea irreparable o se haya destruido por completo.

¿Qué valor tiene tu vehículo para la aseguradora?

Cada uno de los tres eventos anteriores, por los que un vehículo puede acabar siendo declarado como siniestro total (incendio, robo o accidente de tráfico) tendrán asignada en el contrato del seguro una cantidad máxima asegurada o indemnización, que no tiene porque ser la misma cuantía económica en todos los casos. También debe quedar recogido en el contrato, dependiendo de cada situación, si el tomador del seguro puede o no puede elegir entre recibir la indemnización correspondiente o la reposición del bien siniestrado.

La indemnización por siniestro total de un vehículo se calcula con respecto a un tipo de valor del coche, que se encuentra asignado en la póliza contratada: venal, venal mejorado, valor de mercado o nuevo.

-Valor Venal: Se corresponde con el precio de venta del vehículo justo antes de sufrir el siniestro.

-Valor Venal mejorado: Se trata de una cantidad adicional destinada a compensar la depreciación del vehículo. Esta cantidad suele ser un porcentaje de la diferencia entre el valor del vehículo nuevo y el valor venal.

-Valor de Mercado: Se corresponde con el precio que se paga por un vehículo como el del asegurado en el momento de producirse el siniestro.

-Valor de nuevo: Se corresponde con el precio total del vehículo nuevo, según las tarifas del momento.

Utilizando esta base, la compañía aseguradora puede sumar los accesorios declarados en el seguro y restar el valor de los restos del vehículo (si se los queda el asegurado)  para obtener la cuantía económica que resulta en calidad de la indemnización que deberá hacer efectiva.

Desde Grupo Reclama sabemos que percibir una indemnización por el siniestro total de tu vehículo nunca es una tarea sencilla, las aseguradoras, por norma general, ofrecen unas indemnizaciones bastante menores a lo que en justicia corresponden a los contratantes de las pólizas. Si este es tu caso no lo dudes y contacta con nosotros y gana en tranquilidad dejando el asunto en manos expertas.