Acudiendo al taller tras un accidente: ¿Está tu vehículo en buenas manos?

Lo impensable ha sucedido, has sufrido un accidente y como resultado del mismo tu vehículo ha resultado dañado. En ese momento en el que debes llevar tu vehículo a reparar a un taller, existen algunos consejos que desde Grupo Reclama queremos compartir hoy contigo, y que seguro encontrarás de utilidad llegado el momento.

Tus derechos como cliente de un taller

Como consumidor, quizás no sepas que la reparación de tu vehículo está sujeta a una serie de garantías, por lo que para evitar futuros problemas es recomendable que elijas para efectuar las reparaciones de tu vehículo el taller adecuado. Esto es relativamente fácil de conseguir, los talleres suelen disponer de una placa situada en su fachada exterior en la que aparece su número de registro legal y un símbolo que identifica la especialidad del mismo:

  • Carrocería (Martillo)
  • Pintura (Pistola de pintar)
  • Electricidad (Una flecha quebrada)
  • Mecánica (Una llave inglesa)

Lo más recomendable seria que eligieras un taller que estuviera adherido a la Junta Arbitral de Consumo, puesto que en el supuesto de que se produjera algún tipo de problema podrás acudir al sistema de arbitraje, algo totalmente gratuito para el consumidor, y evitaras así optar por la tediosa vía judicial y los costes adicionales que ella puede suponer.

El Presupuesto y la Factura

Es fundamental que consultes los precios del taller, compares precios si es preciso entre diferentes talleres y que tengas siempre en cuenta que los talleres deben tener a la vista especificado lo que cobran por la mano de obra, el horario de trabajo y un cartel donde se recojan los derechos de los clientes.

Una vez decidas dejar tu vehículo en un taller, será necesario que como cliente firmes, por duplicado, un documento que recibe el nombre de ‘Resguardo de depósito’. Este documento deberá estar firmado tanto por el taller como por ti,  el cliente, y en el quedara constancia de que has dejado tu coche para la elaboración de un presupuesto, especificándose la avería. Es primordial hacer constar en el Resguardo de Depósito los kilómetros con los que el vehículo fue entregado al taller, puesto que no es raro que en ocasiones se produzcan casos en los que el personal del establecimiento, indebidamente, utiliza el vehículo para cualquier menester sin contar previamente con el consentimiento del propietario.

Pide siempre un presupuesto por escrito antes de efectuar alguna reparación. En este presupuesto debe constar de manera clara y detallada el coste total de las piezas, la mano de obra y cualquier otra consideración o servicio que vaya a ser prestado. De esta forma, de detectarse alguna nueva avería en otras piezas o encontrar piezas rotas, el taller no podrá proceder a cambiarlas directamente sin antes consultártelo y obtener tu consentimiento para proceder a subsanar la nueva incidencia.

Según dicta la ley, existe un plazo de 48 horas para que el taller te comunique la nueva avería o pieza a sustituir desde que la hubiera detectado. Si desde el taller realizan un presupuesto para incluir este nuevo arreglo pero lo rechazas, la ley contempla la posibilidad de pagar el tiempo que los mecánicos hubieran dedicado a detectar la nueva avería.

Por último, los talleres tienen la obligación de entregar una factura escrita, que esté debidamente firmada y sellada, donde se recoja el desglose de la reparación, mano de obra, horas de trabajo y piezas sustituidas o reparadas. Además de contar en el reverso de la factura con la garantía certificada de la reparación.

Si no estás satisfecho con la reparación, consideras que el taller ha realizado un mal trabajo o el precio final te parece abusivo, deja constancia de ello explicando tus reticencias con detalle en la hoja de reclamaciones del taller, hoja que tienen la obligación de facilitar a los clientes si se les solicita. Posteriormente y una vez cumplimentada guarda una copia para enviarla a la Dirección General de Consumo de tu Comunidad Autónoma, organismo que se encargara de realizar una mediación gratuita, y en caso de infracción de la normativa de talleres, sancionaran al taller.

Garantías de las reparaciones realizadas en el taller

La normativa reguladora establece que el plazo para suministrar un recambio para un vehículo fabricado en España es de 15 días y un total de 30 para aquellos modelos que sean fueran de importación. Recuerda estar siempre alerta cuando de sustituir alguna pieza de tu vehículo se trata, deberás comprobar que lleva la marca de su fabricante, con las siglas ECE para homologaciones europeas, que estarán inmediatamente seguidas de un código de identificación y registró con números y letras.

Es importante a su vez recalcar un aspecto fundamental en estos casos, como son las garantías de las reparaciones o instalaciones efectuadas por el taller, que tendrán una vigencia de tres meses o 2.000 km recorridos -en el caso de vehículos industriales, 15 días, o 2.000 km-. Asimismo es importante que también recuerdes, que aquellas piezas que no son de desgaste tienen dos años de garantía, vigente desde la fecha de entrega del vehículo una vez reparado.

La duración de dichas garantías debe constaren la factura de manera clara y legible, además de incluirse el siguiente extracto: “La garantía se entiende total, incluyendo mano de obra, piezas sustituidas, servicio de grúa, desplazamiento de operarios e impuestos y su cumplimiento se realizará sin que quepa postergación”.

Elegir un mal taller para reparar tu vehículo puede acarrearte muchos problemas y quebraderos de cabeza innecesarios, desde Grupo Reclama sabemos que con demasiada frecuencia existen desacuerdos o disputas con los talleres por este motivo.

Contacta con nosotros si tienes algún problema de este tipo, nuestra amplia experiencia en este campo nos permitirá asesorarte eficazmente al respecto y hacer valer tus derechos frente a posibles abusos o intentos de fraude por parte de los talleres.