Tag: indemnización

Las quemaduras en accidentes de coche
Reclamar Accidente de Trafico

Las quemaduras en accidentes de tráfico

Los accidentes de circulación y los daños derivados de estos, representan uno de los problemas de salud pública más importantes para el futuro, por ello desde Grupo Reclama queremos abordaremos hoy este tema y trataremos a propósito de uno de los daños más dramáticos que las víctimas de un accidente pueden llegar a padecer: las quemaduras en accidentes de coche.

 

Las quemaduras como secuela de un accidente: Una amenaza real

 

Siempre que se produce un accidente de tráfico, por pequeño que este sea, existe el riesgo de sufrir daños y lesiones. Entre estos daños y lesiones, aquellos que son provocados por la exposición al fuego como resultado de un pequeño incendio o explosión durante el accidente son quizás los más temidos, pero no los únicos.

 

Las quemaduras que pueden llegar a sufrirse en un accidente pueden dividirse en cuatro categorías:

  • Quemaduras por calor: Entre las quemaduras en accidentes de coche, estas son quizás el tipo más común que sufren las víctimas, pudiéndose deberse a el contacto directo con la llama de un fuego, a la radiación del calor del incendio o al contacto con superficies calientes, metálicas o plásticas, incluso con líquidos o vapor.
  • Quemaduras eléctricas: Las quemaduras eléctricas tienen lugar cuando la corriente eléctrica, del propio vehículo o de algún punto externo, como los cables de alta tensión de un poste eléctrico que ha sido golpeado, pasan a través del cuerpo del accidentado.
  • Quemaduras químicas: Las quemaduras químicas se produce cuando la piel entra en contacto con sustancias químicas fuertes y abrasivas. Estas quemaduras suelen producirse con mayor frecuencia cuando en el accidente se ha visto envuelto algún vehículo de transporte de sustancias peligrosas, sin embargo no exclusivamente, ya que dentro del vehículo pueden ser transportados otros productos capaces de producir este tipo de quemaduras.
  • Quemaduras por abrasión: Este tipo de quemaduras suele ser presentado con más frecuencia por aquellos motoristas accidentados, a los que sus ropas o protecciones no han podido proteger eficazmente una parte de su cuerpo, que ha quedado expuesta al roce contra el pavimento a gran velocidad, lo que causa su aparición.
    En los conductores de otros vehículos, este tipo de quemaduras se da principalmente en los impactos a gran velocidad, generalmente se producen en el cuello, el pecho y el hombro. En estos casos, el cinturón de seguridad se convierte en el causante directo de este tipo de lesiones, al hacer contacto con la piel y frenar el cuerpo del accidentado para que no salga despedido del vehículo.

 

¿Cómo debes actuar ante un incendio?

 

Nunca es recomendable situarse cerca de las llamas, por lo que si tu vehículo se ha incendiado debes tratar de alejarte de él. El gran peligro cuando se produce un incendio, además del fuego, es el humo, tenlo en cuenta ya que puede causar graves intoxicaciones, irritación en ojos y garganta y dificultar la respiración.

 

Recuerda además que echar agua o acercarse a tratar de ayudar a un accidentado que haya sufrido quemaduras en un accidente de coche son dos comportamientos instintivos que pueden empeorar la situación, no te hagas el héroe. Procura mantener la calma y aplicar el protocolo PAS, tratando de mitigar las posibles consecuencias que se hayan producido en el accidente.

 

Si cuentas con un extintor y el fuego del vehículo incendiado es menor, puedes tratar de apagarlo y eliminar el peligro, pero si tienes dudas es mejor que esperes a que acudan los servicios de emergencia, las autoridades y los bomberos.

 

Prevención ante todo

 

El incendio en un coche puede llegar a ser devastador, por ello y a modo de precaución siempre es recomendable seguir ciertas pautas de seguridad para evitar las quemaduras en un accidente de coche.

 

  • No fumar: Parece obvio, pero cualquier pequeña chispa puede inflamar un componente del vehículo, como la tapicería y provocar un pequeño incendio.
  • Mantenimiento y revisiones periódicas: Mantener el vehículo en buenas condiciones y revisar todos sus sistemas regularmente en el taller nos evitara muchos disgustos y minimizara la posibilidad de que llegue a producirse un incendio de origen eléctrico.
  • El extintor es tu amigo: Procura contar siempre con un pequeño extintor para tu vehículo, nunca se sabe cuándo va a ser útil.
  • Atento al repostar: Las gasolineras son lugares altamente inflamables, por lo que debes extremar el cuidado cuando te detengas a repostar, procurando no derramar gasolina o aceite, que puedan derivar con cualquier chispa en un incendio o explosión.

 

Desde Grupo Reclama velamos por tu seguridad y sabemos que las quemaduras en accidentes de coche son un daño personal difícil de cuantificar, aun así, si has sufrido un accidente de este tipo en la carretera, no lo dudes y contacta con nosotros. En Grupo Reclama somos profesionales en la materia y nos encargaremos de que obtengas la indemnización que en justicia te corresponda derivada de tu accidente.

Cómo evitar los accidentes de coche en verano
Reclamar Accidente de Trafico

Cómo evitar los accidentes de coche en verano

En Grupo Reclama sabemos que las vacaciones de verano se encuentran ya a la vuelta de la esquina. Según la DGT, el periodo estival es el que concentra la mayor tasa de siniestralidad en accidentes de tráfico, muchos de ellos provocados por fallos mecánicos o eléctricos en el vehículo a causa de las altas temperaturas, por ello es importante que como conductor extremes la precaución al volante y que tomes consciencia de adoptar algunas medidas adicionales de seguridad, que puedan ayudarte a prevenir los accidentes de coche en verano.

 

 

Revisando tu vehículo

 

La Dirección General de Tráfico estimo para el pasado año 2018 que en la franja de meses que va desde principio de julio a finales de Agosto se realizaron en España casi 90 millones de desplazamientos de vehículos por carretera, con el consecuente aumento de riesgo de sufrir un accidente de coche. Los accidentes de coche en verano son frecuentes, por ello desde Grupo Reclama queremos aportar nuestro pequeño granito de arena para tratar de evitarlos, y te ofrecemos a continuación una serie de consejos destinados a prevenirlos:

 

-Revisa Aceite y Filtros: Es importante que antes de emprender un trayecto, sobre todo uno largo repasemos este aspecto mecánico básico de nuestro vehículo, para constatar que nuestro motor se encuentra en óptimas condiciones. Debes asegurarte de que los filtros y el aceite están limpios, bien sea realizando tú mismo las comprobaciones o recurriendo a un servicio de revisión, siempre que se trate de un servicio con garantía.

 

-Revisa los Neumáticos: Debes asegurarte antes de emprender la marcha de que tu neumáticos se encuentran en buenas condiciones y comprobar la presión en todos ellos, adecuándola si fuera necesario a las especificaciones del fabricante. Asegúrate también de poseer en buen estado la rueda de repuesto, nunca se sabe cuándo será necesaria y sobre todo no te olvides de todas aquellas herramientas y útiles que te servirán para sustituir una de las ruedas si fuera necesario.

 

-Revisa los Frenos: Un sistema de frenos revisado es una garantía extra de seguridad en la conducción y te ayudara a evitar posibles accidentes de coche en verano, no lo olvides. El desgaste que sufren algunos de sus elementos, como las pastillas y los discos, permiten de un vistazo poder tener una idea aproximada de su vida útil. También será importante que revises el líquido de frenos.

 

-Comprueba otros Niveles: En general debe revisar el nivel de todos los líquidos del vehículo, desde el aceite, al limpiaparabrisas, pasando por el líquido refrigerante, de frenos o el líquido de la dirección asistida. Comprueba también que no existen fugas.

 

-El Aire Acondicionado: Si tu vehículo cuenta con aire acondicionado o con climatizador no olvides revisar la carga del mismo, el calor veraniego puede ser un gran enemigo de la conducción segura en tu vehículo.

 

-Luces y Claxon: Deberás comprobar el buen funcionamiento y estado de todas las luces del vehículo, así como asegurarte que que el claxon funciona correctamente. Si alguna luz falla deberás proceder a sustituirla o repararla antes de emprender tu viaje.

 

-Chaleco Reflectante y Triángulos: Si llega el caso de que sufras una avería o un siniestro, deberás contar con un chaleco reflectante y los triángulos de señalización para señalar tu posición y evitar atropellos imprevistos y nuevos accidentes por parte de otros conductores.

 

-Botiquín y otros elementos: Aunque no son imprescindibles, si son aconsejables. Puedes preparar una sencilla mochila con un pequeño botiquín bien surtido para cubrir cualquier pequeña herida o corte que puedas producirte tú o cualquiera de los ocupantes. No estaría de más incluir una manta, algo de agua, una muda de ropa o cualquier otra cosa que consideres que podrías llegar a necesitar ante un imprevisto, sólo como precaución.

 

Consejos adicionales: Una guía de buenas prácticas

 

La revisión y el buen estado del vehículo son importantes, pero no lo son todo. El conductor y los pasajeros del vehículo también tienen una responsabilidad a la hora de evitar los accidentes de coche en verano, por ello a continuación te presentamos una pequeña guía de buenas prácticas:

 

  • Extrema la precaución en todo tipo de vías, más si cabe a tu paso por poblaciones, y trata de conducir siempre de manera responsable.
  • No conduzcas si has consumido alcohol, drogas u otras sustancias que puedan llegar a producir una merma física o psíquica en tus capacidades y reflejos, incluidos el uso de ciertos medicamentos.
  • Durante trayectos largos realiza frecuentes paradas, esto te ayudará tanto a combatir la rutina como la fatiga.
  • Evita conducir durante las horas de más calor, entre las 12 y las 3, pero si debes hacerlo utiliza el aire acondicionado si es necesario para combatirlo. En verano un coche puede convertirse rápidamente en un horno, algo que debemos evitar en la medida de lo posible.
  • Hidrátate bien y evita comidas copiosas antes de iniciar el viaje.
  • Procura que los niños y las mascotas siempre estén bien sujetos, por naturaleza su comportamiento puede ser algo impredecible y podrían llegar a hacerse daño ellos mismos o  incluso provocar un accidente, ya sea provocándote un despiste o accionando accidentalmente algún elemento del vehículo.
  • Las manos siempre en el volante, no saques los brazos por la ventanilla. Usa gafas de sol si la luminosidad solar es intensa y utiliza calzado cómodo, pero que sea adecuado para la conducción.

 

Como puedes ver, no son pocas las consideraciones a tener en cuenta antes de salir de viaje para evitar en la medida de lo posible los accidentes de coche en verano. Pese a todo, si lo peor llegara a suceder, recuerda que en Grupo Reclama estamos para ayudarte. Si has sufrido un accidente de coche y  crees que puede corresponderte una indemnización, no lo dudes y contacta con nosotros.

En Grupo Recama somos profesionales con una amplia trayectoria así que gana en tranquilidad dejando todas las consideraciones legales de tu accidente en nuestras manos.

 

Contactar Blog
Accidentes laborales: El accidente de camino al trabajo
Indemnizaciones por Caidas, Reclamar Accidente de Trafico

Accidentes laborales: El accidente de camino al trabajo

Entre todos los accidentes laborales que un trabajador puede llegar a sufrir, esta el accidente de camino al trabajo o regresando de él, también conocido como accidente in itinere, es uno de los más comunes.
Desde Grupo Reclama queremos abordar hoy este tipo de accidentes y tratar de solventar algunas de las principales dudas que pueden asaltarte si llegas a sufrir un accidente de este tipo.

El accidente in itinere o accidente de camino al trabajo

Cuando te desplazas desde tu lugar de residencia hacia tu lugar de trabajo o a la inversa, siempre cabe la posibilidad de que puedas llegar a sufrir un accidente. Como hemos mencionado anteriormente, a este tipo de accidentes se hace referencia en términos legales utilizando la expresión latina in itinere (en trayecto).

Este tipo de siniestro, que puede producirse a lo largo de un tiempo razonable antes de entrar a trabajar o después de salir del trabajo, tendrá que suceder a lo largo del trayecto habitual entre el domicilio del empleado y su lugar de trabajo. Si por algún motivo el empleado se desvía  aunque sea mínimamente de esta ruta habitual, lo normal es que surjan problemas a la hora de reclamar una posible indemnización por accidente.

A este respecto, en un accidente de camino al trabajo siempre será fundamental demostrar la causa efecto para que sea considerado como un accidente laboral, tal como se recoge en el artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social.

“Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”

¿Cuándo es y cuándo no es un accidente in itinere?

Para que puedas entender mejor el concepto de los accidentes in itinere, a continuación encontraras algunos supuestos donde podrás apreciar de forma clara cuando se trata de un accidente de camino al trabajo o de regreso de él y cuando no.

Accidentes considerados in itinere:

-Caídas en el portal del domicilio.

-Accidente de coche en el trayecto directo al trabajo.

-Accidentes donde el trabajador se desvía del trayecto habitual para realizar algún cometido propio de la empresa.

-Accidentes esperando el autobús, el metro o el tren, en definitiva en la parada de cualquier medio de transporte habitual que el trabajador utilizara para completar el trayecto hasta su trabajo, asimismo como cualquier accidente que se produjera en el interior de los citados medios de transporte.

-Accidentes de tráfico tras una comida de empresa, como las de navidad o en cualquier otro supuesto similar.

-Accidentes de bicicleta realizando el trayecto habitual al trabajo.

Accidentes considerados No in itinere

-Caídas en el interior del domicilio por correr antes de acudir al trabajo.

-Accidentes de tráfico de camino al trabajo, pero habiendo realizado un desvío por motivos personales, como ir al supermercado o pasar por correos para recoger un paquete.

-Accidentes regresando del trabajo después de haber comido en casa de un familiar o amigo.

-Accidente después de una cena, comida u otro evento de empresa que se produce por culpa del propio trabajador, como conducir bajo los efectos del consumo excesivo de alcohol.

Adicionalmente, cabe destacar que la movilidad geográfica en un accidente de camino al trabajo es realmente importante ya que en muchas ocasiones, la aseguradora responsable de hacer efectiva la indemnización en este tipo de accidentes, tratara de oponerse alegando para ello que el trabajador se desplazó una gran distancia. Sin embargo debes recordar, que independientemente de la distancia, la aseguradora tiene la obligación de hacerse cargo de la indemnización que le corresponda al trabajador y de tramitar la baja por accidente laboral.

Indemnización para accidentes in itinere

Cuando se produce un accidente in itinere, se considera que el trabajador ha sufrido un accidente de tráfico y un accidente laboral al mismo tiempo, es por ello que ambas indemnizaciones pueden ser compatibles.

Como Accidente de tráfico, solo los accidentes de camino al trabajo donde el culpable del siniestro no sea el conductor del vehículo tendrán derecho a una indemnización. Es decir, que cualquier trabajador que sufriera un accidente de camino al trabajo como ocupante de un vehículo privado, de un transporte público o como el conductor no culpable del accidente en cuestión tendrá derecho a percibir una indemnización por el mismo.

Como accidente laboral y al no tratarse de un accidente donde concurriera la omisión de las medidas de seguridad, no tendrá derecho a una indemnización por la responsabilidad civil, pero si a una indemnización por sufrir lesiones permanentes no invalidantes si el accidente llegara a producir algún tipo de secuelas en el trabajador. Puede incluso que en este caso, se tenga derecho a una indemnización de 24 veces su salario si las posibles secuelas sufridas le causaran una incapacidad  parcial manifiesta para el desempeño de su profesión.

Si has sufrido un accidente de camino al trabajo o de regreso del mismo, no lo dudes y contacta con nosotros en Grupo Reclama para exponernos tu caso. Somos profesionales en la materia con una amplia experiencia en el sector, nuestros resultados nos avalan.

La Indemnización por Accidente y Hacienda
Reclamar Accidente de Trafico

La Indemnización por Accidente y Hacienda

Hoy desde Grupo Reclama abordaremos el tema de Indemnización por Accidente y su declaración ante Hacienda, además y siempre con la intención de ayudarte, responderemos a muchas de las dudas más frecuentes que pueden asaltarte respecto a este tema.

¿Tributa o no tributa una indemnización por accidente?

Las indemnizaciones por accidente, independientemente de su importe o los motivos de su naturaleza, es siempre una cantidad de dinero recibido, por lo que llegada la hora de presentar la Declaración de la Renta es frecuente que te asalte esta duda: ¿Debo declarar este importe o no?

Las indemnizaciones percibidas por un perjudicado en un accidente se encuentran exentas de ser declaradas hasta alcanzar aquella cuantía establecida por la ley o por un juez. Tal y como se establece en el artículo 7d de la Ley del IRPF 35/2006 del 28 de noviembre.

Por tanto, esto significa que, el importe que un juez determine o el que se estableciera por vía de decreto, convenios, reglamentos u otro tipo de documentos jurídicos, se encuentra exento de tributación. Sin embargo, aquella cuantía que supere este importe establecido sí que deberá ser tributada.

En la actualidad, casi todas las indemnizaciones por accidente se encuentran exentas de pagos a Hacienda, ya que solo una escasa proporción de ellas llega a superar la cantidad establecida por la ley, por las administraciones o por otros organismos competentes.

Cuando tu indemnización supera la cuantía establecida

Cuando la indemnización del accidente sea superior a los baremos establecidos por la ley o a cuando así se indicara formalmente en una sentencia judicial, siempre deberás tener la cantidad percibida en cuenta a la hora de hacer tu Declaración de la Renta. Sin embargo, debes saber que en estos casos no se tendrá en cuenta el total de dicha indemnización, sino simplemente aquella parte que superase la cuantía establecida. Dicha cantidad deberás declararla como una ganancia no derivada de trasmisión de elemento patrimonial.

Por tanto, este importe que excede y que debes declarar como ganancia patrimonial, entrará a formar parte de tu base imponible como declarante y tributará según el gravamen que le corresponda.

La indemnización obtenida como consecuencia de un accidente no se considera una ganancia para el perjudicado, sino que se trata de una compensación por una pérdida, es por ello por lo  que no existe la obligación de tributarla, ya que en definitiva no puede entenderse como una ganancia al uso. Por lo tanto podemos decir, que son muy pocas las ocasiones en las que un afectado tendrá la obligación de tributar una indemnización por accidente, pero en el caso de que te surjan algunas dudas o te consideres disconforme con la obligación de tributar, siempre será aconsejable buscar asesoramiento profesional, como el que te ofrecemos desde Grupo Reclama.

Si has sufrido un accidente y pretendes reclamar una indemnización o consideras que la indemnización por accidente que has percibido es menor de lo que en justicia te correspondería, no lo dudes y contacta con nosotros. En Grupo Reclama estamos para ayudarte.

Los accidentes de tráfico y las secuelas psicológicas
Reclamar Accidente de Trafico

Los accidentes de tráfico y las secuelas psicológicas

En Grupo Reclama queremos abordar hoy el tema de la aparición de las secuelas psicológicas tras sufrir un accidente. Si bien las secuelas físicas y los daños personales son relativamente fáciles de evaluar, las secuelas psicológicas que suelen aparecer tras sufrir un accidente, especialmente tras sufrir uno especialmente grave, son algo más complejas de diagnosticar. A continuación, hablaremos sobre ellas más en profundidad.

La importancia de las secuelas psicológicas tras un accidente

Cuando se produce un accidente, sobre todo uno grave, con frecuencia esto implica la aparición de secuelas físicas que en ocasiones pueden llegar a tardar años en desaparecer completamente, si es que lo hacen. Sin embargo, según los expertos,  las secuelas psicológicas son incluso más importantes y duraderas que las físicas. El dolor de haber perdido a un ser querido, el temor a que se reproduzca el accidente, el insomnio, el estrés y otras condiciones similares son sufridas en silencio, tanto por los implicados como por los familiares más cercanos de estos, ya que asumir las consecuencias de un siniestro es algo para lo que nadie está preparado.

En un estudio de la Asociación Prevención de Accidentes de Tráfico, se recoge que la mitad de los afectados por un accidente de tráfico han tenido que formar parte de un tratamiento psicológico en algún momento tras el mismo. Aproximadamente, el 30% de ellos sufre de depresión, el 33% vive con angustia y el 44% tiene problemas por trastornos de la conducta alimentaria o del descanso como consecuencia directa del siniestro. Asimismo, también el 10% de los afectados, tanto si son las víctimas como si son sus familiares, llega a mostrar síntomas evidentes de Trastorno de estrés postraumático (TEPT).

¿Qué tipo de secuelas psicológicas puedes sufrir tras un accidente?

Un accidente de tráfico es inmediato e inesperado, algo que suele dificultar su asimilación y la de sus consecuencias. Las secuelas psicológicas que deja este tipo de accidentes suelen ser graves, por lo que el apoyo familiar y social se convierten en una herramienta clave para ayudar a superar una situación, muchas veces traumática, cuyos síntomas pueden agravarse y deteriorar enormemente la salud mental y física de una persona.

Aunque por norma general, la aparición de estos suele remitir significativamente en un periodo de entre las 4 a 6 semanas tras el suceso, en ocasiones no sucede así, pudiendo desarrollarse entonces un trastorno de estrés postraumático.

Entre los tipos de secuelas psicológicas más frecuentes, que suelen aparecer en las personas implicadas en un accidente o en sus propios familiares se incluyen:

  • Cambios de humor
  • Pérdida de confianza
  • Disminución de la concentración
  • Cambios de la actividad psicomotriz, nerviosismo, agitación o inhibición
  • Alteraciones del sueño o hipersomnia
  • Disminución o ausencia del apetito
  • Fatiga o falta de vitalidad
  • Desinterés general, decaimiento y ensimismamiento
  • Depresión, tristeza, sentimientos de inutilidad o culpabilidad excesiva
  • Falta de concentración y disminución de la capacidad para pensar y razonar
  • Un alto grado de estrés


La Indemnización y las secuelas psicológicas

La cuantía de las indemnizaciones a reclamar por sufrir secuelas psicológicas tras un accidente de tráfico, se fija de conformidad a unas reglas y baremos que con frecuencia son difíciles de aplicar de manera homogénea y generalizada, por lo que se tiende a evaluar cada caso en concreto de manera individual por un especialista.

En la Ley 35/2015 de Accidentes de Circulación se establece el baremo para calcular las indemnizaciones que pueden derivarse de este tipo de situaciones, pero para valorarlas adecuadamente será fundamental someterse a una evaluación pericial en profundidad. Evaluación que llevará a cabo un psicólogo forense.

El Psicólogo Forense

Este profesional será el encargado de evaluar el daño que se ha producido a nivel psicológico. Para esta valoración, el psicólogo forense evaluará la alteración en la estabilidad emocional del paciente que haya sido víctima del accidente. Asimismo, tendrá en cuenta el normal o anormal funcionamiento social, laboral y familiar del lesionado como consecuencia del accidente sufrido.

Este tipo de secuelas son tenidas en cuenta debido a que pueden alterar enormemente la vida de las víctimas de un accidente de tráfico y de sus allegados más cercanos. Cada una de las diferentes secuelas sufridas a raíz de un accidente de tráfico son cuantificables y susceptibles de ser indemnizadas.

Las secuelas psicológicas tras un accidente son una realidad a la que en Grupo Reclama queremos ayudarte a hacer frente. Si ha sufrido un accidente y crees estar sufriendo algún tipo de secuela psicológica o presentas alguna de las características propias del estrés post traumático, no lo dudes y contacta con nosotros.

Deja en manos de expertos tu caso y gana en tranquilidad, nosotros nos encargaremos de que recibas la indemnización que en justicia te corresponda.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Accidentes a causa de una ola de frío ¿Puedo reclamar?
Reclamar Accidente de Trafico

Accidentes a causa de una ola de frío ¿Puedo reclamar?

El tiempo ha cambiado drásticamente en partes de España y en los últimos días se encuentran muchas zonas bajo la influencia de una ola de frío polar. Desde Grupo Reclama sabemos que son muchas las inclemencias del tiempo que puedes experimentar durante el invierno, tales como la lluvia, la nieve o los vientos helados, y que pueden agravarse enormemente bajo una ola de frío, por eso siempre es importante mantener la máxima precaución tanto si estamos al volante como si somos peatones

Sin embargo, y a pesar de toda precaución, en condiciones climatológicas tan complicadas siempre existe la posibilidad de sufrir un accidente a causa de las inclemencias del tiempo. Si esto sucede, es posible que te asalte la duda: ¿Puedo reclamar una indemnización por este tipo de accidente? A continuación encontraras la respuesta a esa y otras muchas preguntas.

¿Puedo ser indemnizado por sufrir un accidente durante una ola de frío?

Si sufres un accidente de tráfico y la culpa del mismo es imputable a la Administración, existe la posibilidad de que puedas reclamar. Para ello, es importante que puedas demostrar que ha sido a causa del mal estado de las carreteras por lo que se ha producido el accidente, algo que se conoce como carga de la prueba y que se tramita a través de una reclamación patrimonial.

Lo mejor en estos casos es avisar a la Policía o la Guardia Civil para que realicen un parte o levanten atestado, quedando así  reflejado de forma oficial lo acontecido. Si no se consigue elaborar el parte, es recomendable que en la medida de lo posible recopiles todo tipo de pruebas: Tomar fotografías de la carretera o solicitar los datos de contacto de posibles testigos puede ser de ayuda, aunque en definitiva cualquier otra cosa que consideres relevante puede servirte posteriormente.

Caídas y otros accidentes causados por el frío en la vía pública

Los ayuntamientos deben contar con un plan de respuesta ante los fenómenos meteorológicos adversos que pueden producirse a lo largo de toda la época invernal. Este plan es utilizado como método de actuación cuando las circunstancias lo precisan, y se basa principalmente en mantener las vías públicas limpias, despejadas y tratando de evitar la formación de hielo en las vías y calles esparciendo sal.

Si sufres un accidente por el mal estado de una calle durante una ola de frío, como una caída, un resbalón o una fractura, solo podrás reclamar al Ayuntamiento una indemnización por los daños que hayas sufrido. Para ello será necesario una vez más, que puedas demostrar que el Ayuntamiento es el responsable del accidente, como resultado de no haber atendido correctamente con su obligación a la hora de seguir el plan de respuesta.

A este respecto, es importante mantener presente lo que queda recogido por el Consejo de Estado en su Dictamen del 28 de mayo del 2009:

“Los peatones deben extremar su cuidado, utilizar calzado adecuado y evitar ciertos recorridos para impedir caídas y golpes cuya indemnización no recae sobre la Administración al no configurarse ésta como una aseguradora universal. En supuestos de hecho como el presente, en el que las circunstancias meteorológicas, la hora y la fecha son las determinantes de unas circunstancias adversas que escapan del poder de previsión y prevención de la Administración, no puede imputarse la producción del daño a la misma, debiendo los particulares asumir las consecuencias de su propia deambulación”.

Esto quiere decir que en aquellos casos de fuerza mayor como una ola de frío polar, no se podrá establecer una responsabilidad directa para la Administración, ya que se dan circunstancias excepcionales que escaparían a su control y por tanto no sería responsable en caso de producirse un accidente.

Si sufriste un accidente durante una ola de frío, por el mal estado de vías o calles, es posible que tengas derecho a una indemnización. Recuerda que en Grupo Reclama estamos a tu disposición para aconsejarte y ayudarte, contacta con nosotros sin demora para exponernos tu caso.

Indemnización por Accidente: Transporte Público
Reclamar Accidente de Trafico

Indemnización por Accidente: Transporte Público

Hoy en Grupo Reclama, dedicaremos esta nueva entrada a tratar sobre los accidentes que se producen en el transporte público, hablaremos sobre el seguro obligatorio de viajeros, su cobertura, cómo solicitar tu indemnización si has sufrido algún tipo de lesión y finalmente te aclararemos algunos conceptos clave.

Es posible, que como usuario de los transportes públicos, en alguna ocasión hayamos sido testigos de un accidente o en el peor de los casos lo hayamos sufrido nosotros mismos. Cuando esto sucede es importante que conozcas tanto tus derechos como los pasos a seguir para efectuar una reclamación correctamente, y poder percibir así la indemnización correspondiente.

El seguro obligatorio de viajeros

Si has sufrido un accidente en el transporte público, ya sea producido por un frenazo, la colisión con otro vehículo, un resbalón en las escaleras del metro o de cualquier otra forma y sufres alguna lesión, tienes derecho a percibir una indemnización.

Al adquirir el billete de trayecto en cualquier transporte público, estarás automáticamente cubierto ante posibles accidentes por el seguro obligatorio de viajeros que el transportista tuviera contratado.

Dichos seguros cuentan con las siguientes coberturas:

  • Indemnización por accidente para aquellas personas que sufran lesiones corporales.
  • Asistencia sanitaria adecuada por los daños sufridos.
  • Vigencia no solo durante todo el trayecto, sino también a la entrada y salida del transporte público, incluida la entrega de equipaje.
  • El seguro tendrá cobertura incluso aunque la culpa del accidente no fuera del conductor del transporte público.


Reclamando la indemnización

En la mayoría de los casos en los que se produce un accidente en el transporte público, la gente solo reclama la indemnización en el caso de que el accidente sea grave, como cuando se produce alguna muerte o lesiones de gravedad. Sin embargo debes saber, que siempre puedes reclamar la indemnización por cualquier lesión que hayas sufrido.

En definitiva, cualquier viajero que sufra alguna de las siguientes circunstancias, tiene derecho a reclamar su indemnización por accidente:

  • Cuando se produce la muerte.
  • Cuando se produce una Incapacidad permanente.
  • Cuando se produce una Incapacidad temporal.
  • Cuando ha sido preciso recibir asistencia sanitaria.

Las cuantías establecidas a percibir por este tipo de indemnizaciones, algo menores que las de un accidente de tráfico convencional, se encuentran reguladas por el Reglamento del seguro del viajero (RD 157571989).

Dicho reglamento cuenta con un baremo que puedes consultar, donde las indemnizaciones se encuentran clasificadas en varias categorías, atendiendo a la gravedad de los daños producidas por el accidente.

Para que puedas reclamar dicha indemnización por accidente, es de vital importancia que exista alguna constancia de que el accidente se ha producido en el transporte público. Si las lesiones son de gravedad, la manera más fácil de acreditarlo es solicitando que acuda una ambulancia para atenderte o llamando a la policía. Ambos realizaran un atestado del accidente que luego te servirá para hacer efectiva la reclamación de tu indemnización. Recuerda además que también es muy importante conservar tu billete del viaje.

Tanto si has sufrido un accidente de este tipo, como si lo ha sufrido algún familiar o conocido puedes saber más sobre la indemnización por accidente en transporte público, contactando con nosotros. En Grupo Reclama estaremos encantados de atenderte y ayudarte, somos profesionales cualificados y te guiaremos para que puedas percibir la máxima indemnización posible.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Días Impeditivos y No Impeditivos ¿Cuál es la diferencia?
Reclamar Accidente de Trafico

Días Impeditivos y No Impeditivos ¿Cuál es la diferencia?

Desde Grupo Reclama abogados de accidentes de tráfico hoy aclararemos una de las dudas más frecuentes que pueden surgirte a la hora de proceder a calcular tu indemnización.

Si has sufrido una lesión temporal como resultado de un accidente de tráfico con anterioridad, es posible que los términos Días Impeditivos y No Impeditivos te suenen de algo, pero puede que no tengas muy claro su concepto y cómo influyen en el calculo de tu indemnización.

A continuación vamos a detallarte todo lo que necesitas saber al respecto.

Calculando tu indemnización: Días Impeditivos y días No Impeditivos

Si efectivamente has sufrido una lesión temporal como resultado de un accidente de tráfico, para el cálculo de tu indemnización debes tener en cuenta los días que haya durado la misma.

Estos días pueden dividirse en tres grupos:

  • Días de Hospitalización
  • Días Impeditivos
  • Días No Impeditivos

Días de Hospitalización 2019

Pueden parecer obvios, pero los días de hospitalización son aquellos que has tenido que pasar en el hospital como consecuencia de la lesión.

Una vez que salgas del hospital, tendrás que ver si dichos días contarían como Impeditivos o No Impeditivos.

Con frecuencia suele crearse una discrepancia a este respecto con las aseguradoras, que estas aprovechan para tratar de abonar indemnizaciones muy inferiores a lo que realmente te correspondería como lesionado, por lo que es importante tener los conceptos claros.

Diferenciar los Días Impeditivos de los No Impeditivos

La manera más sencilla de diferenciar los Días Impeditivos de los No Impeditivos, es teniendo en cuenta la incapacidad del lesionado para desempeñar su actividad cotidiana.

Esto no quiere decir que no pueda trabajar, debe tenerse en cuenta el conjunto total de su actividad diaria normal, como cocinar en el caso de un ama de casa o estudiar en el caso de un estudiante.

Los días no impeditivos no se relacionan con poder o no poder trabajar

Días impeditivos 2019

Son aquellos días en los que la lesión que has sufrido te impide desempeñar tu actividad diaria con normalidad.

No debes confundir la baja laboral y los días impeditivos, pues como citábamos anteriormente, amas de casa o estudiantes pueden optar a días impeditivos, si se da el caso de que las lesiones sufridas impiden su actividad diaria.

Si existe una baja médica acreditativa en la que el facultativo nos ha mandado unos días de reposo, estos siempre serán considerados como días impeditivos.

Los días de reposo serán considerados siempre como días impeditivos

Días No Impeditivos 2019

Son aquellos días en los que la lesión sufrida dificulta la actividad diaria normal, pero no la impide de ningún modo.

Importes por día impeditivo y no impeditivo 2019

Tipo de perjuicio:2016201720182019
Básico30 €30,075 €30,15 €31,05 €
Moderado52 €52,13 €52,26 €53,81 €
Grave75 €75,18 €75,37 €77,61 €
Muy grave100 €100,25 €100,50 €103,48 €

Desde Grupo Reclama velamos por ti y tus intereses, así que no dudes en contactar con nosotros para aclarar tus dudas respecto al cálculo de tu indemnización, sobre como computar Días Impeditivos y No Impeditivos o en referencia a cualquier otro asunto relacionado contácta con nosotros.


👇 Contacta con nosotros sin compromiso 👇

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Atropello de animales domésticos: ¿Cómo debes actuar?
Reclamar Accidente de Trafico

Atropello de animales domésticos: ¿Cómo debes actuar?

En Grupo Reclama hoy te hablaremos sobre las mascotas. Afortunadamente en la actualidad, nuestras mascotas cuentan con más derechos que en el pasado, ya que en definitiva la mayoría de estos animales son ya una parte más de nuestra familia. No es de extrañar por ello, que en nuestra sociedad, más concienciada con el maltrato animal, existan indemnización por el atropello de animales, como perros y gatos.

Desgraciadamente aún se dan muchos casos de atropellos de animales domésticos, y hay veces que nos preguntamos si cabe recibir una indemnización por el atropello de animales, tenemos que tener en cuenta que un atropello a una mascota conlleva un desembolso en gastos médicos de veterinario por parte del propietario, sin contar con el dolor emocional de ver sufrir a un miembro de tu familia, con lo que eso conlleva.

Lo que a continuación abordaremos todas aquellas cuestiones que desde nuestro equipo creemos que debes conocer como propietario de una mascota o como responsable del atropello de un animal.

La seguridad es lo principal

Es importante mantener la calma y actuar como en cualquier otro tipo de accidente. Debes apartar ligeramente tu vehículo, bajarte del coche y asegurar la zona lo mejor posible.

Antes de salir del coche, recuerda colocarte tu chaleco reflectante e inmediatamente después colocar los triángulos de seguridad en la carretera, para alertar al resto de conductores de que se ha producido un siniestro.

Dando parte a las autoridades

Deberás llamar al 112 y explicar la situación, si fuera necesario incluso podrías solicitar una ambulancia. Es posible que no sepas como actuar con el animal atropellado, puedes consultarlo cuando llames a emergencias.

Presta atención a las indicaciones que recibas y ponlas en práctica inmediatamente, esto puede ser vital ante el atropello de animales.

Los Primero Auxilios en mascotas

Siempre es mejor que dejemos actuar a los profesionales, aunque quizás nuestro instinto en un primer momento nos dicte socorrer al animal por nosotros mismos, no es algo aconsejable. Lo mejor que puedes hacer es limitarte a seguir las instrucciones e indicaciones que recibirás por teléfono cuando llames a emergencias.

Cuida y protege al animal

Al igual que ocurre con las personas, lo más importante es tratar de mantenerlo tranquilo. Puedes taparlo si lo consideras oportuno, en caso de que puedas moverlo puedes acostarlo de lado, siempre del lado derecho y solo si te lo indican los servicios de emergencias. En última instancia podrías recurrir a cogerlo y llevarlo a un centro veterinario cercano, siempre que el animal no sufra.

Es importante recordar que un animal, sigue siendo un animal. Este podría estar asustado o encontrarse dolorido, incluso interpretar tu presencia como una amenaza e intentar morderte o arañarte, así que debes tener cuidado y no exponerte si consideras que podrías resultar herido.

Indentifica al animal

Posiblemente si es una mascota tenga una chapa atada al collar con el teléfono de los dueños, de no ser así debe de tener un chip mediante este, el veterinario podrá identificar a los propietarios.

Registra el atropello

Es posible que en el siniestro se hayan producido adicionalmente daños personales o materiales. Regístralo todo, desde los desperfectos de tu coche al daño sufrido por ti mismo o el resto de ocupantes en el incidente, saca fotografías y genera un parte al seguro.

Si sufres un accidente convencional y como resultado del mismo es tu mascota, que iba en el coche bien sujeta, la que ha sufrido daños, puede proceder a calcular la indemnización por accidente de coche y tener en cuenta para ello las lesiones que pueda haber sufrido el animal.

Si por el contrario sucede, que atropellas a un animal que iba suelto, por ejemplo al cruzarse por la carretera, puedes proceder a reclamarle al dueño los daños materiales o personales que se hubieran producido en el siniestro. Recuerda que lo mejor siempre en estos casos es llamar a la policía para que levanten un atestado y quede constancia de lo sucedido, algo que puede resultar fundamental para efectuar la reclamación de una compensación económica por atropello de animales.

Desde Grupo Reclama te instamos además a solicitar un parte al veterinario que hubiera atendido al animal después del siniestro, ya que este puede ser también una consideración fundamental a la hora de efectuar futuras reclamaciones. Asimismo recuerda, que solo dispones de siete días para presentar el parte del siniestro al seguro, contando desde el mismo momento en que este se produjo.

Contacta con nosotros, si tu mascota ha sufrido daños en un accidente puedes contar con nosotros para solicitar una indemnización por el atropello de animalesindemnización por el atropello de animales. Confía en nosotros, somos profesionales con experiencia en el sector y te ayudaremos a resolver tus dudas y solventar la situación con el mejor de los resultados.

Si has tenido un accidente y necesitas un abogado especialista en accidentes: contacta con nosotros

[ninja_forms id=5]
Tras un accidente: ¿Abogado del seguro o particular?
Reclamar Accidente de Trafico

Tras un accidente: ¿Abogado del seguro o particular?

Un accidente es desde luego una situación siempre desagradable para todos los conductores y nunca deseada, pero una vez que ha sucedió y ya no existe marcha atrás, llega el momento de ponernos en manos de un abogado para gestionar las incidencias legales que puedan derivarse del mismo y nos preguntamos: ¿Es preferible acudir al abogado de nuestro seguro o contratar un abogado a título particular?

Desde Grupo Reclama te explicamos todo lo que debes saber a la hora de elegir un abogado tras un accidente, te desglosamos los pros y los contras de contratar a un abogado a título particular con vistas a reclamar los daños y los perjuicios causados en un accidente de tráfico frente a la opción de ejercer nuestro derecho y depositar en manos del abogado de la compañía aseguradora nuestra confianza, dejándole a cargo de todo lo relacionado con dicha reclamación.

Opta siempre por especialistas en la materia

Es indudable que un abogado que cuente con cierto recorrido dentro de una compañía de seguros, posee una amplia experiencia gestionando ciertos temas, entre ellos los accidentes de tráfico, y por ello es capaz de manejarse con soltura en cuanto a trámites, tiempos de ejecución y otras consideraciones importantes. Pero recuerda que el abogado de tu seguro te será impuesto por tu compañía, no podrás escogerlo.

Si tras el accidente tomas la decisión de contratar a otro abogado diferente, es decir, uno particular, debes asegurarte de que el mismo tenga cierta especialización en el tema, pues se trata de una materia que precisa de cierto seguimiento al encontrarse en constante evolución y estar sujeta a cambios en la legislación vigente. En este caso podrás entrevistarse con aquellos abogados que te inspiren mayor confianza y elegir el que prefieras haciéndote cargo de la minuta.

Servicio y coste del abogado

Gracias a la cobertura jurídica establecida en tu póliza, todos los gastos que ocasione el abogado del seguro que lleve tu reclamación estarán cubiertos, es decir que no deberás pagar nada. Eso sí, es importante saber que el abogado de una compañía aseguradora se debe a esta, ya que cobra de ella y no de ti,  aunque te preste sus servicios indirectamente de manera casual, en realidad está defendiendo los intereses de dicha compañía y por ende carece de libertad de decisión o maniobra, siendo dirigidas sus acciones siempre por la compañía.

Si por el contrario, eliges contratar los servicios de un abogado a modo particular, has de saber que este te cobrará lo que estipule, pero la mayoría de los abogados que tramitan y gestionan este tipo de reclamaciones trabajan a comisión, es decir que cobran un porcentaje de la indemnización que te consigan. Sabiendo esto, tendrás la certeza de el abogado particular no escatimará en esfuerzos por tratar de lograrte la máxima indemnización posible, ya que de ella dependerán sus honorarios.

La carga de trabajo

Los abogados que pertenecen a una compañía aseguradora tiene con frecuencia pactados con esta precios muy económicos por cada caso puesto que manejan un gran volumen de trabajo. Esta es una de las causas por las que los abogados de las compañías apenas tienen trato con los accidentados, si sumamos el poco tiempo que pueden dedicarle a cada caso para que les sea rentable, esto supone que en la práctica que se produzcan con cierta frecuencia imprecisiones y errores que pueden afectar al resultado final del caso y a la indemnización que se obtiene.

Los abogados particulares por el contrario, cobran una cuantía superior por cada caso y pueden dedicar más tiempo a cada accidentado, así mismo el abogado a título particular se comprometen más intensamente en tratar de obtener el mejor resultado final posible y la máxima indemnización.

¿Existe conflicto de intereses?

Con frecuencia ocurre que al dejar nuestra reclamación en manos de nuestro abogado del seguro se produce un conflicto de intereses, es decir, que los intereses de la compañía y en consecuencia los de nuestro abogado se desalinean de los nuestros.

Llegada la hora de reclamar daños materiales del vehículo o la pérdida total del mismo, por ejemplo, el abogado perteneciente a la compañía no podrá defender correctamente tus intereses, ya que los debido a la aplicación de los Convenios CIDE, ASCIDE, CICOS sería tu propia compañía la que debería indemnizarte por esto y claro está, tu abogado no irá en contra de los intereses de quien se hace cargo de pagar sus honorarios, aunque tú seas el afectado y su cliente casual.

Por el contrario si decidimos contratar un abogado particular, es seguro que en ningún caso se encontrara en un conflicto de intereses y no se producirá esta problemática, en ocasiones frustrante.

La decisión final

Expuesto todo lo anterior, y aunque queda a criterio de cada asegurado, se puede concluir que lo mejor sería contratar un abogado externo a título personal. Este abogado ajeno a la compañía velará mejor por nuestros intereses, pero recuerda, que debe tratarse siempre de una persona con experiencia en el tema o un especialista en él, y como no, en el que tengamos cierta confianza.

Desde Grupo Reclama te instamos a contactar con nosotros si tienes duda sobre la elección de abogado tras un accidente de tráfico, somos profesionales especialistas y podremos asesorarte o solventar tus dudas de la manera más eficaz.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
La indemnización por lesiones en accidente de moto
Reclamar Accidente de Trafico

Indemnización por accidente de moto

Indemnización por accidente de moto

¿Tienes derecho a indemnización?

¿Has tenido un accidente de moto y quieres saber si tienes derecho a una indemnización?

Es muy probable que si tengas derecho, en las siguiente líneas te explicamos como:

Los accidentes de moto suelen ser particularmente graves, lleva más tiempo la estabilización de las lesiones y resulta complicada la reclamación de indemnización por accidente de moto, tanto por su cálculo como por su reclamación, por ello te instamos a consultarnos de forma totalmente gratuita y sin compromiso para hacerte una idea de las cuantías más habituales para las lesiones más comunes en función de la zona afectada y del accidente.

Las lesiones derivadas de los accidentes de moto son la base de la reclamación de una indemnización por daños y perjuicios, siendo las lesiones y las secuelas, los aspectos más importantes para el cálculo de la indemnización por accidente de moto.

Las lesiones y las secuelas en accidentes de moto

La lesión tiene un tiempo de curación y un tratamiento que o bien hará desaparecer completamente la lesión o al menos la minimizará.

En el caso de que la curación no sea de la totalidad, hablaríamos de secuelas o lesiones permanentes, las cuales tendrían una importancia especial para la indemnización a percibir, porque incrementa su cuantía.

Una de las secuelas más frecuentes e importantes en esta reclamación de daños y perjuicios por un accidente de tráfico, en este caso concretamente de moto, es el tema de los dolores o algias, cuando desaparece una lesión y se recupera la movilidad total, pero los movimientos se realizan con dolor.

Entre las algias más comunes en este tipo de accidentes están las denominadas cervicálgias consecuencia del esguince cervical o del latigazo cervical.

El latigazo cervical, posiblemente te suene por ser una de las dolencias más comunes cuando se tiene un accidente de tráfico común, se produce cuando la cabeza por un choque se mueve hacia delante y hacia atrás de forma violenta e incontrolada. Lo cual lleva a la posibilidad de solicitar una indemnización por accidente de moto.

Cuando hablamos de accidentes de moto otra de las dolencias más comunes son las quemaduras generadas por el asfalto al rozarnos con el. Si estas quemaduras derivadas del accidente de moto generasen un daño o perjuicio estético también tendría que valorarse el daño y cuantificarla económicamente (según la zona afectada y otros parámetros)

¿Cuándo tengo derecho a una indemnización por accidente de moto?

Muchas personas cuando sufren un accidente no conocen que tienen derecho a una indemnización por lesiones en accidente de moto.

Estas personas no cobran la indemnización sencillamente porque no las reclaman.

En caso de que un coche te envista y te tire de tu moto, puedes tener derecho a:

  • La reparación de tu vehículo
  • También a una indemnización por lesiones por las heridas sufridas
  • Los tratamientos de rehabilitación necesarios
  • Las operaciones quirúrgicas que sufras
  • Los perjuicios económicos que por razón de tu desempeño profesional puedas sufrir
  • Incluso la sustitución de un móvil roto en el accidente o incluso el mono o la ropa que se ha dañado tras el accidente

Si por causa del accidente de tráfico con tu moto, el casco ha sufrido daños aunque sean mínimos, también tendrías derecho a solicitar la sustitución por uno nuevo de similares características, ya que el antiguo ha sufrido daños estructurales y ya no cumple su función.

Contacta con nosotros si has tenido un accidente de moto. Somos abogados expertos en reclamaciones, te guiaremos si has sufrido lesiones derivadas de un accidente de moto.

En Grupo Reclama te asesoramos a la hora de conocer sus derechos frente a la compañía de seguros, frente a la que tenemos obligaciones pero también derechos.


👇 Contacta con nosotros sin compromiso 👇

Indemnización por accidente laboral: Estas son las dudas más frecuentes
Reclamar Accidente de Trafico

Indemnización por accidente laboral; dudas frecuentes

¿has sufrido un accidente de trabajo y quieres saber si tienes derecho a una indemnización por accidente laboral? En Grupo Reclama respondemos a las dudas frecuentes:

Normalmente a la persona que sufre un accidente laboral le surgen numerosas dudas respecto a cuánto va a cobrar durante la baja, si podría ser despedido durante la misma, qué ocurre en caso de alta sin estar aún capacitado para el trabajo, qué pensión tendría en caso de incapacidad, entre otras, por ello te respondemos a algunas de esas dudas frecuentes en esta nueva entrada en Grupo Reclama.

Si has tenido un accidente y necesitas un abogado especialista en accidentes de trabajo: contacta con nosotros

¿Me pueden despedir durante la baja

Sí, aunque estés de baja porque hayas sufrido un accidente laboral, la empresa puede despedirte, eso sí debe reconocer que el despido es improcedente. Existe la posibilidad de que en algún caso se considerara nulo, especialmente si en el accidente hubo omisión por parte de

¿Qué pensión podría quedarme en caso de reconocerme incapacidad? 

En el caso de incapacidad permanente total para la profesión, la pensión es del:

  • 55% de la base reguladora.
  • Si el accidentado tiene más de 55 años este porcentaje asciende al 75% de la Base Reguladora por considerarse que tendría enorme dificultad para obtener un nuevo puesto laboral.

En caso de incapacidad absoluta para cualquier ocupación la pensión es del 100% de la Base Reguladora.

¿Qué debo hacer si la mutua no me manda al tribunal?

En muchos casos la propia mutua laboral estima que el trabajador es apto para trabajar de forma unilateral, en este supuesto si el trabajador está en desacuerdo debe acudir a la seguridad social y presentar los papeles para su valoración por el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) o acudir a Grupo Reclama para su gestión.

¿Tengo derecho a una indemnización por accidente laboral? 

Puede que tenga derecho a ninguna, una o varias indemnizaciones en caso de accidente laboral.

Una de las más frecuentes es la indemnización por omisión de medidas de seguridad, cuando existe negligencia directa o indirecta por parte de la empresa.

Asimismo se puede optar a otra indemnización si así lo establece el convenio colectivo (esto es en casos de incapacidad laboral), inclusive cuando la incapacidad laboral es de tipo parcial se puede tener derecho a una indemnización por parte de la seguridad social que es una indemnización a tanto alzado de 24 mensualidades.

La baja laboral al ser consecuencia del accidente laboral sufrido no puede ser en ningún caso un motivo de despido.

¿Tengo que denunciar a la empresa en caso de accidente laboral? 

En gran parte de los casos sí hay que denunciar a la empresa, a consecuencia de que el empresario nos obliga a denunciar directamente al juzgado al no dar parte al seguro de responsabilidad civil de la empresa o facilitando la reclamación al trabajador lesionado. Pero en otras ocasiones con una papeleta de conciliación, una pericial médica y un abogado experimentado se consiguen las indemnizaciones sin necesidad de iniciar este tipo de proceso.

¿A cuánto asciende mi indemnización por accidente laboral? 

La cuantía, de la misma forma que en los accidentes de tráfico, en los accidentes laborales se basan en un baremo que considera el periodo de curación del trabajador, las secuelas y la incapacidad laboral.

Estas indemnizaciones por accidente laboral son establecidas por médicos especialistas en valoración del daño corporal.

¿Hay que pagar costas en los procedimientos judiciales derivados de accidente laboral?

No hay que pagar costas en los casos de accidentes laborales, ya que se llevan por vía social o por vía penal.

Ante cualquier accidente laboral no dudes en contactar con nosotros, es necesario acudir a abogados de accidentes para que los procesos de reclamación de indemnización o de indemnizaciones a las que se tienes derecho se realicen de forma óptima al igual que para aseguramos de que al trabajador se le reconozca el grado de incapacidad laboral que le corresponde.

Si has tenido un accidente y necesitas un abogado especialista en accidentes de trabajo: contacta con nosotros

Si te surge alguna otra duda puedes contactar con nosotros o bien dejar un comentario en el post, estaremos encantados de ayudarte y te asesoraremos en todo el proceso.

¡Hola! ¿Puedo ayudarte?
Powered by